¿Qué es Consagrarse?

Consagrarse al Sagrado Corazón de Jesús es ofrecerle todo lo que somos y lo que tenemos, reconociéndolo como dueño y Señor de nuestras vidas, entregándole todo lo que por justicia le pertenece. Es reconocerlo como Rey, confiarle todo y consolar su corazón tan despreciado por los hombres.

Se le llama consagrar a la acción de hacer algo sagrado. Por ejemplo, un cáliz, que es una simple copa, al ser consagrada pasa a ser únicamente para el Señor, para su servicio en el altar. También nosotros al ofrecernos a Cristo nos entregamos completamente a Él para que tome absoluta posesión nuestra.

Se puede definir en palabras simples como darse por completo a alguien. Al respecto, la encíclica Miserentissimus Redemptor señala que “Con la consagración ofrecemos al Corazón de Jesús a nosotros mismos y todas nuestras cosas, reconociendo que las recibimos de la entera caridad de Dios, por lo que pasamos a ser de Dios”.